Gohabana Travels

Plaza de la Catedral

Esta plaza constituye uno de los puntos más interesantes a visitar por su rica historia. Primero se le conoció por plaza de la Ciénaga, ya que era, siglos atrás, una zona pantanosa e inhabitable donde únicamente había una fuente para abastecer a los barcos y al ganado de agua. Pero la historia quiso convertirla en una de las más importantes de la época cuando en 1778, comenzó la restauración de la Iglesia de los Frailes de la Compañía de Jesús, para convertirla en la Catedral de La Habana, construida en estilo barroco. La plaza, hoy lleva su nombre, y la rodean las mansiones de la nobleza habanera colonial, entre estas destacan el Palacio del Marqués de Arcos, la casa de los condes de Casa Bayona, de 1720, que en la actualidad es el Museo de Arte Colonial y la mansión del Marqués de Aguas Claras.

Plaza Vieja

Esta plaza fue la última en construirse, a finales del siglo XVII y fue la única que no se construyó con fines religiosos, a diferencia de las otras 3. El objetivo de su creación fue trasladar el mercado que se llevaba a cabo en la plaza de San Francisco de Asís hacia aquí, ya que los frailes no podían efectuar las misas propiamente. Primero se le llamó: Plaza Nueva, pero con el paso de los años, se deterioró la plaza y esto hizo que sus vecinos se mudaran a causa del bullicio. Al alejarse sus pudientes vecinos a principios del siglo XX, la plaza cayó en el olvido. En 1908 se convierte en parque y luego en aparcamiento subterráneo. Después de su reciente restauración recupera su aspecto original.

Plaza de Armas

Esta fue la primera de las plazas construidas en la Habana Vieja, a finales del siglo 16. La misma primero se conoció con el nombre de Plaza de la Iglesia, porque ahí estaba ubicada la Iglesia Parroquial, pero en un lamentable accidente esta se incendió. Luego de esto, la plaza se empezó a usar para con fines militares, como desfiles y exposición de armas de ahí que se le cambió el nombre a Plaza de Armas. En el lugar donde se estuvo la Iglesia, al oeste de la plaza, se construyó el Palacio de los Capitanes Generales. Al norte de la plaza se encuentra una de las fortificaciones más importantes construidas por los españoles La Real Fuerza. En su centro estaba la estatua del rey español Fernando II, pero en 1955 se cambió por la de Carlos Manuel de Céspedes, padre de todos los cubanos, quien liberó a sus esclavos y los invitó a luchar por la independencia de Cuba, comenzando así el proceso revolucionario cubano.

Plaza de San Francisco de Asís

Esta fue la segunda de las cuatro plazas de mayor relevancia, se construyó casi que a la par de la de Armas y toma su nombre por el humilde convento que se comenzó a construir en 1575 y ya para el primer tercio del siglo XVIII era una de las edificaciones más hermosas de la ciudad. Esta se encontraba muy cerca de la bahía, lo que propició el comercio, las exportaciones y mercaderías ultramarinas. Tuvo un gran auge la vida económica de la villa; tal vez, a partir de 1576 se definiera ese perfil al construirse, por Real Orden, la Casa de Aduanas. Durante el siglo XVII fue esta la plaza más popular, ya que la de Ar-mas estaba demasiado comprometida con la guarnición de la Real Fuerza.

Plaza de la Revolución

Esta plaza no está en el casco histórico de la ciudad, sino en el municipio del mismo nombre, en la Habana moderna. Está considerada una de las más grandes del mundo con 72mil metros cuadrados. Fue construida antes del triunfo de la Revolución, al igual que los edificios que la rodean, pero es llamada así por ser el sitio de las más grandes concentraciones políticas de los habaneros, al que acuden a escuchar a sus líderes, principalmente a Fidel. Desde aquí el Papa Juan Pablo II, en su visita a Cuba en 1998 realizó una misa para el pueblo cubano. La plaza está rodeada por la Biblioteca Nacional José Martí, la más amplia del país; el Ministerio de Comunicaciones, que tiene en su fachada la silueta de Camilo Cienfuegos; el Ministerio del Interior, fácilmente reconocible por la silueta del rostro del Che que fue colocada en su fachada y el Teatro Nacional de Cuba. Al sur de la plaza se encuentra el Monumento a José Martí, nuestro héroe nacional, ese también es un lugar al que vale la pena visitar.

Booking a Tour

* indicates required
/ / ( mm / dd / yyyy )
/ / ( mm / dd / yyyy )